RUS ET URBS: De Bercianos a Olivares. La Semana Santa zamorana

Mueso Etnográfico de León (Mansilla de las Mulas, León)
18 de abril – 1 de junio de 2013

Descargar PDF

Gracias a la articulación de dos cofradías – la zamorana Cofradía del Santo Cristo del Amparo (“Capas Pardas”) y la alistana de Bercianos- y artistas zamoranos –el fotógrafo Félix Marbán y el escultor Ricardo Flecha-, se ha podido articular conjuntamente por parte del Centro Internacional de Estudios de Religiosidad Popular: LA SEMANA SANTA de la Universidad de Valladolid y el Museo Etnográfico Provincial de León de la Diputación de León esta Exposición Temporal para acercar a la sociedad leonesa y peregrinos jacobeos una muestra de dos de las más representativas manifestaciones de la Semana Santa zamorana como son la rural de Bercianos de Aliste y la de Olivares en plena urbe de Zamora declaradas de Interés Turístico Regional.

Por medio de fotografías, esculturas, altorrelieves, estandartes, sus Cristos Guías acompañados de sus lanzas, faroles, blandones, tambores y matracas, así como de las propias vestimentas de mortajas y Capas Pardas, son las que articulan una magnífica muestra de toda la cultura material asociada a estas manifestaciones.

La Semana Santa de Bercianos es una joya dentro de las múltiples variantes del mundo rural. Conserva el espíritu de las celebraciones del s. XVII, aunque la cofradía que la mantiene, la de la Vera Cruz, al menos procede de dos siglos antes y sin embargo la construcción de la celebración continua el modelo del barroco rural. La cofradía es famosa por sus atuendos, las capas alistanas de honras utilizadas el Jueves Santo y la túnica denominada “vestimenta” que les cubre en la procesión del entierro el Viernes Santo. En esta procesión calificada periodísticamente como una de las más auténticas de Castilla y León, participa todo el pueblo cantando una serie de motetes algunos del s. XVIII y otros del s. XIX, como el denominado Miserere castellano, una traducción libre del salmo en latín que se extendió por toda la comarca de Aliste por mor de los misioneros que recorrieron la comarca hasta mediados del s.XX. Tiene la peculiaridad de que los hombres cantan los versos en latín y las mujeres responden con la traducción del mismo verso en castellano.

La exposición no resultaría completa sin la muestra de la Cofradía del Santo Cristo del Amparo, vulgarmente conocida como la de “Las Capas Pardas”, que procesiona el Miércoles Santo por la noche desde la iglesia románica de Olivares en Zamora, como una de las más expectantes en la riquísima Semana Santa de la ciudad del Duero. Se trata de una reinterpretación en clave urbana de la estética rural alistana, pero que gracias al cuidado y respeto con el que se trasvasó esta tradición a la ciudad, no solamente no destruyó el original -algo que suele suceder con frecuencia-; sino que ha conseguido ensalzar ambas, el original en Bercianos, como muestra de las tradiciones seculares incardinadas en un pueblo, y el de la ciudad, que consigue hacer de la noche del Miércoles Santo una belleza estética inigualable y de poderoso reclamo turístico-espiritual.

La Cofradía de Bercianos es un modelo de imbricación entre la religiosidad popular, la estructura social y la economía; siendo además un ejemplo de pervivencia de tradiciones fácilmente fechables; y una muestra fosilizada de lo que ha sido la religiosidad popular en las comarcas del Noroeste Zamorano. A través de ella se conservan una serie de elementos tradicionales, como las capas pardas, unos modelos de cultura material religiosa, así como una tradición gastronómica y culinaria siendo uno de los motores importantes de la dinamización del pueblo y de la comarca.

Es de la mano de la visión espléndida de fotógrafos tan reputados como el sevillano Rafael Sanz Lobato (Premio Nacional de Fotografía 2011 y Medalla de Oro de las Bellas Artes en 2003) o de los zamoranos Félix Marbán (Mención de Honor de Fotografía sobre Cultura Popular del MECD 2013) y el escultor Ricardo Flecha, lo que sumado a un Audiovisual elaborado por Euroideas para la Diputación de Zamora, por lo que podremos mostrar, ver, recibir y sentir más propias estas tradiciones de religiosidad popular tan cercanas que conforman el contexto y cohesión de una comunidad y la manifestación de la diversidad de la identidad.